La forma en como nos manejamos actualmente nos ha obligado a alcanzar niveles de estrés que llegan a perjudicarnos incluso a un nivel fisiológico de tal grado que hasta la muerte se convierte en un aliado sigiloso de este asesino encubierto. El estrés se esconde bajo infinidad de enfermedades que nos causan múltiples problemas ocasionando frustración y tensión extremas o generando más complicaciones de las que ya se tienen a diario, sin embargo este fenómeno es indispensable para vivir. ¿Para vivir? Sí, para vivir, pues es esa energía que moviliza al cuerpo y lo estimula para actuar.

El verdadero problema con el estrés viene cuando sus niveles incrementan y se acumulan a cada momento que pasa, sin tener un espacio y un tiempo en los que esa energía acumulada se libere a través de actividades relajantes que permitan descansar al cuerpo.

El estrés se clasifica en diferentes tipos y grados, que dependiendo de su intensidad pueden llegar a provocar algunos de los siguientes síntomas y consecuencias:

 

  1. ·         Pérdida de cabello
  2. ·         Depresión
  3. ·         Reducción del deseo sexual
  4. ·         Menstruación irregular
  5. ·         Acné
  6. ·         Úlceras
  7. ·         Insomnio
  8.  ·         Obesidad y sobrepeso
  9. ·         Disminución de la fertilidad
  10. ·         Colitis
  11. ·         Gastritis
  12. ·         Enfermedades cardiovasculares

 

Pero así como un fenómeno natural de nuestro día a día puede llegar a ocasionar tantos problemas también podemos encontrar infinidad de medios para contrarrestar todos estos efectos, así que es indispensable hacernos de uno de ellos en caso de sentirnos estresados, o en todo caso crear uno nuevo que sea útil para cumplir con nuestra meta de equilibrar los niveles.

A continuación daré algunas ideas de actividades que podrían funcionar según sea el caso como:

  • Practicar un deporte. El yoga es una de las actividades físicas que han tenido mayor éxito en estos casos.
  • Algunas personas practican la meditación como una forma de liberar el excedente de estrés que acumulan en el día.
  • En otros casos, con la ayuda de algún acompañante profesional o en la intimidad de la persona, se recomienda hacer ejercicios de respiración y relajación en los que puedas desprenderte del estrés tanto física como mentalmente.
  • Hay a quienes les funcionan cosas tan simple como ocupar un pequeño espacio de su día a realizar actividades como escribir, dibujar, pintar o realizar algún tipo de manualidades en consonancia de su música favorita.

Y ejemplos como estos hay infinidades, el objetivo es mantenernos estables tanto en la forma como manejemos nuestro trabajo diario como en la manera en que nos cuidamos física, mental y espiritualmente, pues esto evitará que algo tan natural en nosotros como el estrés se torne en un enemigo.

-Claudia D. González